octubre 28, 2021

RADIO MISTICA

Radio TV Magazine

Las leyes de acción magnética

PRIMERA LEY: Relación de poder con “tono”. La efectividad del magnetismo en acción depende de la armonía del “tono” entre su poseedor (la persona que habla) y cualquier otra persona (su interlocutor), y de asegurar dicha armonía de “tono”, en cualquier plano magnético, en cualquier estado psíquico particular, en cualquier momento dado, magnetismo psíquico y físico. Cooperar mutuamente, armonía mutua en la comunicación.

SEGUNDA LEY: Intención Magnética. La intención magnética (“YO SOY UN SER MAGNÉTICO”) intensifica el magnetismo que de otro modo sería inconsciente y recorre toda la masa de vibraciones etéricas generales como una partitura en una música compleja, impartiéndoles: unidad, carácter, inteligencia y una eficacia definida y enorme en el la práctica cotidiana.

TERCERA LEY: Influencia de la finalidad. En el empleo del magnetismo, el propósito a largo plazo establece el carácter etérico, y el propósito especializado confirma ese carácter si concentra el propósito general, pero a menudo se confunde ese carácter, y puede obstaculizarlo, si antagoniza el propósito general.

CUARTA LEY: Fuerza del Ideal. El idealismo del motivo determina el carácter de las vibraciones etéricas, y el idealismo de las actividades magnéticas determina la calidad del magnetismo alcanzado.

QUINTA LEY: Dominio de otros intereses. El dominio general de otros intereses en la vida, y la influencia particular de otros intereses en ocasiones especiales, imparten a los usos del magnetismo una enorme eficacia, y no menos importante en relación con uno mismo.

SEXTA LEY: Reacción de admiración. La conciencia de admiración por los demás, reconocida por ellos, reacciona con tremendo poder para estimular la acción magnética.

SEPTIMA LEY: Medida de la Ingesta. En la vida magnética, la ingesta de energía se mide correctamente por la salida de energía: inversamente en desperdicio, directamente en gasto inteligente.

OCTAVA LEY: Ajuste. La eficacia magnética está proporcionada a la exactitud y plenitud de ajuste, a las cosas, a las leyes, a las fuerzas, a los tiempos, a las situaciones, a las cualidades, a los hechos, a las verdades, a las personas, y sólo la experiencia estudiada puede descubrir y establecer tal ajuste.

Los problemas de adaptación a las personas son estos:

Con los inferiores, para ponerse magnéticamente, sin apariencia de condescendencia, en sus niveles para el fin a la vista, aplicando entonces los principios generales del magnetismo.

Con iguales, para aplicar los principios generales.

Con los superiores, asumir su nivel mientras se difiere magnéticamente, sin adulación ni humildad, a tal superioridad, independientemente de su realidad o irrealidad, para el fin que se persigue, aplicando los principios generales del magnetismo.

NOVENA LEY: El magnetismo de la identidad. El valor magnético del ajuste expresa la fuerza y ​​la integridad con la que el individuo puede identificarse con otra persona, sugiriendo unidad a través de actitud, gesto, acto, ojo, tono, lenguaje y simpatía telepática.

DÉCIMA LEY: El uso de reacciones. La habilidad magnética se manifiesta en la manera en que se reciben y utilizan las reacciones beneficiosas, las reacciones negativas o indiferentes se ignoran ostensiblemente, pero constituyen un estímulo para una acción magnética persistente adicional, y las reacciones hostiles se rechazan, sin ostentación, pero con determinación (si vale la pena) de “ganar” a través de un mejor ajuste y un mayor esfuerzo magnético.

UNDÉCIMA LEY: Ataque magnético. El éxito magnético exige el ataque directo cuando la armonía etérica del “tono” está asegurada, pero el método indirecto en caso contrario; es decir, métodos de ataque que aseguren esa armonía.

DUODÉCIMA LEY: La conquista del antagonismo. El magnetismo aparentemente ignora y se abstiene de excitar el antagonismo; pero, cuando el antagonismo es evidente, lo rechaza y procede al ataque indirecto, o lo acepta abiertamente y adopta el método directo o indirecto, ya que uno u otro promete la más rápida y perfecta armonía de “tono”.

DECIMOTERCERA LEY: Antipatías mortales. El magnetismo del éxito conquista la influencia de antipatías naturales profundamente arraigadas solo evitando sus causas.

DECIMOCUARTA LEY: Reajuste. La vida etérica es una reacción incesante, y el magnetismo, por lo tanto, se demuestra cuadrándose con cada problema y haciendo de cada cambio y cada derrota una nueva oportunidad.

DECIMOQUINTA LEY: Control de salida. Es importante saber cuándo abrir el circuito, es decir, cortar la corriente de fuerza magnética, así como saber cuándo cerrar el circuito para derramar influencias magnéticas.

DÉCIMA SEXTA LEY: Concesión. La concesión se vuelve magnética en su actualidad. Si es prematuro o tardío, vence al magnetismo.

DECIMOSÉPTIMA LEY: Condiciones armónicas. El magnetismo mejora a través de la belleza del entorno personal, en la limpieza, el orden, el adorno, el arte, la literatura, la música y cosas por el estilo.

DÉCIMA OCTAVA LEY: Soberanía de la voluntad. es el director del magnetismo nativo e inconsciente y el creador y director del magnetismo desarrollado. El poder de la voluntad es indispensable para el poder magnético.

DÉCIMA NOVENA LEY: Energía en acción magnética. La proyección de la influencia magnética es proporcional a la intensidad consciente interna de los estados psíquicos y nerviosos. La explosión de pólvora en la pistola exige al hombre detrás del arma, y ​​el alma dentro del hombre, y poderosas vibraciones dentro de la arena del alma, e intención magnética dentro de las vibraciones, y energía psíquica dentro de la intención.

VIGÉSIMA LEY: Autocontrol. El poder magnético se vuelve efectivo precisamente cuando el dominio de sí mismo, en la contención y en el manejo, se acerca a la perfección.

VIGÉSIMO PRIMERA LEY: Manejo magnético de uno mismo. La actitud del magnetismo, la intención magnética y la pose psíquica, “Me mantengo positivamente magnético hacia esta persona o esta situación”, mantenida constantemente, instruye en última instancia en todas las artes del auto-manejo magnético a través de la ley de la autosugestión, y se da cuenta en forma práctica sus propios ideales.

VIGÉSIMO SEGUNDA LEY: La máscara magnética. La máscara del magnetismo alcanza efectividad cuando cubre estados y propósitos personales de una manera positiva para atraer, y solo de esa manera.

VIGÉSIMO TERCERA LEY: Conciencia magnética. La intensa conciencia magnética sin pensar en ella asegura, por su influencia edificante y estimulante, la mayor exaltación de los poderes personales cuando se emplea.

VIGÉSIMO CUARTA LEY: Fe magnética. Una fe profunda y vital en la certeza del éxito magnético hace que todo magnetismo latente y desarrollado sea dinámico, si esa fe se pone en acción.

VIGÉSIMO QUINTA LEY: La demanda en uso. En la aplicación del magnetismo a cualquier tarea, la demanda intensa y persistente sobre las Fuerzas Universales las inclina directamente hacia el esfuerzo.

VIGÉSIMO SEXTA LEY: La afirmación en uso. Cuando, en la aplicación del magnetismo, uno afirma mental, intensa y persistentemente: “Estoy recibiendo y ejerciendo poder”, inconscientemente llama a ayudar a todos los elementos del éxito y se convierte en un centro hacia el cual gravitan inevitablemente las Fuerzas Universales.

VIGÉSIMO SÉPTIMA LEY: El telescopio magnético. Las actitudes magnéticas, la fe, la exigencia y la afirmación, constituyen un telescopio magnético a través del cual se magnifica la distante meta del éxito y se cierran a la vista todos los obstáculos, señuelos y condiciones irritantes más cercanas.

VIGÉSIMO OCTAVA LEY: Acumulaciones magnéticas. El magnetismo, a través de la correcta aplicación a la vida, no solo se desarrolla en el individuo, sino que se acumula en su entorno y reacciona de manera beneficiosa sin supervisión personal directa.

VIGÉSIMO NOVENO LEY: El ambiente personal. La atmósfera personal refleja exactamente el yo interior, y proporciona un campo perfecto para la efectividad magnética solo cuando el yo y el cuerpo están limpios y boyantemente sanos.

TRIGÉSIMA LEY: Subordinación del magnetismo físico. En la subordinación del magnetismo físico al psíquico, cada uno encuentra su mayor eficacia según el desarrollo relativo de ambos órdenes.

TRIGÉSIMO PRIMERA LEY: La idea fija. La asociación prolongada con alguna idea fija, grande y atractiva pone en funcionamiento ciertas operaciones subconscientes profundas del alma, que, durante un tiempo no reconocidas y no manifestadas en la vida, coordinan gradual y seguramente todos los poderes individuales para ello, inducen un funcionamiento de la totalidad. sistema en armonía con él, y finalmente emerger en la vida objetiva y la conciencia como una fuerza dinámica real unificada. La idea ha oscilado al individuo, lo ha transformado, ha armonizado e intensificado sus facultades y su éter personal, ha llegado a la soberanía en su ambiente personal, y desde allí ejerce una fuerza dinámica sobre otras personas y condiciones de vida.

Este artículo ha tratado de saturarlo con la idea de que el éxito se coordina con sus elementos necesarios y, por lo tanto, se ha esforzado por hacer que todo su ser se convierta en la poderosa creencia de que el éxito total también es para usted.